El problema de la deuda

Uno de los signos más característicos de la actual economía es el elevado nivel de endeudamiento público de los Estados, fruto de los desajustes ocasionados por la crisis. Por lo que se refiere a la Unión Europea, quedan ya muy atrás los estándares fijados en el Tratado de Maastrich según los cuales los países miembros no deberían tener más del equivalente a un 60% de sus respectivos PIB en deuda pública emitida. A día de hoy, son pocas las economías que cumplen ese criterio, y ninguna de entre ellas es alguna de las economías más importantes.

¿Por qué creció tanto la deuda? Si es usted inversor, le interesará saber la respuesta. Los efectos devastadores de la crisis posterior a la quiebra de Lehman Brothers sobre las economías desarrolladas dejaron en evidencia el enorme grado de endeudamiento privado acumulado durante los buenos años de expansión del crédito. Como sucedió en la Gran Depresión de 1929, la imagen general de los inversores parecía definir un escenario en el que los ciclos económicos habrían pasado a la historia. Naturalmente, no fue así.

La capacidad de un Estado para absorber gastos crecientes (prestaciones por desempleo, prejubilaciones, políticas fiscales contracíclicas, rescates bancarios, etc.), en un entorno de menores ingresos, es muy limitada. Y el efecto suele ser la aparición de déficits en los presupuestos públicos.

El resumen es que las deudas nacionales de los países desarrollados varían entre las altas y las desmedidas. ¿Cómo afecta esto a los negocios de un inversor en España? Si le interesa nuestro mercado, le recomendamos que se ponga en contacto con nuestra asesoría. Nuestros abogados son expertos analistas del mercado financiero español, y pueden ofrecerle información muy valiosa acerca de cómo orientar y enfocar sus inversiones.

Visite nuestro despacho en Madrid, y déjese asesorar con la total confianza que puede transmitirle un equipo de profesionales en materia de inversiones en España.

0 Comments

Leave your comment here