Visados de negocios para Estados Unidos: empresarios e inversores

Dentro del status de no inmigrante las subcategorías E-1 y E-2 son las que mayor interés representan para aquellos empresarios o inversionistas extranjeros, procedentes de países con los que Estados Unidos tiene suscrito un convenio o tratado comercial, que quieren emprender o desarrollar un negocio en dicho país. España junto a otros países iberoamericanos (Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Honduras, México, Paraguay, Panamá y Ecuador) han suscrito tratados comerciales para ambas subcategorías, excepto Panamá y Ecuador, que sólo lo han hecho para el visado E-2.

En ambas casos, tanto el empresario como el inversionista, si se encuentran en los Estados Unidos en alguna de las subcategorías del status de no inmigrante pueden, actuando en su propio nombre solicitar un cambio de status a las subcategorías E-1 y E-2 según corresponda, presentando formulario I-129 al USCIS (Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos, por sus siglas en inglés); en cambio, si se tratase de un empleado (con perfil de dirección, supervisión (ejecutivos y gerentes) o con alguna calificación especial), y se encuentra en territorio estadounidense en alguna de las subcategorías del status de no inmigrante, deberá el empleador potencial realizar la solicitud de cambio de categoría en su representación.

Cuando la solicitud de visado en estas subcategorías se realiza desde el exterior, es decir, fuera del territorio estadounidense, se recomienda consultar el sitio web del Departamento de Estado de los Estados Unidos (USDOS, por sus siglas en inglés) para obtener información sobre cómo solicitar una visa de no-inmigrante E-1 y E-2 en el extranjero.

En Sterna Abogados nos podemos encargar de todo el proceso

La concesión del status migratorio en las subcategorías E-1 y E-2, sólo autoriza a trabajar en la actividad por la que se aprueban, excepto cuando de un empleado se trata, que podrá trabajar ya sea para la matriz de la empresa o para alguna de sus filiales, siempre que esté establecida la relación entre dichas organizaciones; el puesto en la filial requiera un perfil de dirección, supervisión (ejecutivos y gerentes) o alguna calificación especial y; los términos y condiciones del empleo no hayan cambiado sustancialmente.

Aquellos cambios esenciales que puedan afectar los términos y condiciones por los que se concedieron dichas subcategorías (v.g fusión, adquisición, venta, etc. del negocio principal) y en consecuencia, produzcan cambios en el status migratorio adquirido en tales circunstancias, deberán notificarse por el empresario o el inversionista al USCIS, mediante la presentación de un nuevo formulario I-129 con el pago de la correspondiente tasa, pudiendo solicitar al mismo tiempo una prórroga del periodo de estancia para el afectado. Dicha solicitud se acompañará con elementos que evidencien que el solicitante mantiene las condiciones para continuar optando por este status.

De todos modos resulta recomendable solicitar asesoramiento al USCIS para determinar si un cambio se considera esencial o no, presentando en el formulario I-129 con el pago de la tasa correspondiente, una descripción detallada del cambio que se ha producido.

A los nacionales de países como México y Canadá el hecho de que se hallen involucrados en huelgas o algún otro conflicto laboral que implique una interrupción en las labores de un puesto de trabajo, podrá afectar sus condiciones de elegibilidad para la obtención de ambas subcategorías.

¿Puede la familia de un empresario, un inversionista o un empleado en los términos que aquí se define, en ambas subcategorías, beneficiarse de dicho status migratorio?

El cónyuge e hijos solteros menores de 21 años de edad sí que pueden, incluso no necesitan tener la misma nacionalidad que la del empresario, inversionista o empleado al que acompañan pues clasifican como sus dependientes económicos. Por tanto, de aprobarse la solicitud, se les otorgará el mismo periodo de estancia de aquellos.

Si los miembros de la familia se encuentran en los Estados Unidos y su propósito es solicitar un cambio de status o una prórroga en el periodo de estancia de su status como dependientes E-1 o E-2, pueden hacerlo a través de un único formulario (I-539), con el pago de la correspondiente tasa. Así mismo, el cónyuge de un empleado E-1 o E-2, podrá solicitar un permiso de trabajo que de ser aprobado, no contendrá restricción alguna sobre el lugar o tipo de trabajo a realizar. Lo puede hacer a través del formulario I-765 con el pago de la correspondiente tasa.

A los titulares de ambas subcategorías se les permite viajar al extranjero y una vez que regresan a los Estados Unidos se les concede dos años de readmisión automática. Esta prerrogativa resulta aplicable a sus familias si en el momento de la readmisión en dicho territorio los acompañan. De lo contrario, no aplicará dicho periodo de readmisión. Por tanto, es muy importante tener en cuenta el período de estancia que se les haya otorgado en su status como dependientes E-1 o E-2, para poder solicitar antes de que caduque su validez, la prórroga correspondiente.

Si desea información acerca de nuestros servicios migratorios, por favor, póngase en contacto con nosotros

0 Comments

Leave your comment here