De los visados en el Perú: una referencia necesaria

La internacionalización de la economía, la búsqueda de nuevos horizontes y las situaciones fácticas que originan, imponen cada vez más retos a las legislaciones nacionales en materia migratoria. Las fuentes de información en este orden pueden generar múltiples interrogantes entre los potenciales destinarios/usuarios. Una referencia clara sobre el tema facilita un mejor entendimiento. Veamos el caso de Perú.

Perú otorga dos tipos de visados para ingresar al país: el temporal y el de residencia, dependiendo necesariamente de la calidad migratoria que se ostente en el momento de la solicitud, es decir, de la actividad que el titular vaya a realizar (ej. trabajador, trabajador designado, negocios, independiente inversionista o profesional, etc. Todas definidas explícitamente en la ley).

Como regla general, el procedimiento puede iniciarse según la calidad migratoria que se ostente, en el propio consulado de Perú en España o en Perú ante el órgano competente, teniendo en cuenta la cumplimentación de unos requisitos que exige la ley, generales y específicos para cada categoría.

El visado de negocio, turismo y periodismo se solicita ante las oficinas consulares del Perú en España. En los dos primeros casos, el tipo de visado que se concede siempre es temporal; en el último puede concederse, según el objeto del viaje, visado temporal o de residencia y tiene carácter múltiple, es decir, válido para varios ingresos y salidas del territorio nacional, con una validez de un año renovable por períodos iguales mientras dure la permanencia del corresponsal en Perú.

Es importante señalar que los ciudadanos españoles NO necesitan visa de turismo para viajar a este país, pueden hacerlo con su pasaporte español y permanecer un máximo de 183 días calendario, improrrogable.

El visado de negocio, requiere entre otros requisitos, la presentación de una carta de solvencia económica de la empresa extranjera o gremio que envía al solicitante, en la que se precise varios aspectos sobre su estancia en Perú o; carta de la empresa peruana, cuando el viaje esté ligado a una contraparte nacional específica, señalando también determinados aspectos de la estancia en el país.

El visado de artista, trabajador, religioso, estudiante, independiente (inversionista o profesional), trabajador designado, rentista, familiar residente se solicita ante la Superintendencia Nacional de Migraciones-MIGRACIONES en Perú. En los dos primeros casos a través de la empresa responsable. A las categorías de artista y trabajador designado le corresponde visado temporal; a las de rentista y familiar residente, visado de residencia y al resto de las categorías mencionadas, puede corresponderle uno u otro tipo de visado, según el caso.

Varios son los requisitos que se exigen para la solicitud de estos visados:

  • Si viajas como artista será imprescindible entre otros, copia legalizada notarialmente o autenticada por el fedatario de MIGRACIONES del contrato artístico celebrado antes del ingreso al país y recepcionado por el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo y Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (SUNAT), así como copia legalizada o autenticada del Pase Inter-sindical, extendido por el sindicato peruano que agrupe a los artistas de la especialidad o género del artista extranjero.
  • Si viajas como trabajador, la solicitud deberá estar acompañada entre otros documentos, de la copia legalizada o autenticada del contrato de trabajo aprobado por la autoridad administrativa, que deberá presentarse en un plazo no mayor de 15 días desde de su aprobación; de la certificación de vigencia del poder del representante legal de la empresa contratante, actualizada y expedida por la Oficina Registral. En caso de contrato firmado en el país, el usuario debe encontrarse con la calidad migratoria habilitante o tener el permiso especial para firmar contratos; si fue firmado en el extranjero deber ser legalizado por el consulado peruano y por el Ministerio de Relaciones Exteriores o apostillado.
  • Si eres empresario (independiente/autónomo inversionista, ya sea por aporte de capital o transferencia de acciones o participaciones) deberás acreditar una inversión mínima de 30 000, 00 dólares americanos o su equivalente en moneda nacional o copia legalizada o autenticada del acta de transferencia de acciones y del Libro de matrícula de acciones o de la escritura pública de transferencia de participaciones; que el dinero invertido proviene del extranjero; la creación de al menos cinco puestos de trabajo para peruanos; el proyecto de factibilidad del negocio, si se trata de una empresa recién constituida o el  plan de negocios, si se trata de una empresa en actividad, en ambos casos elaborados por profesional colegiado y debidamente habilitado y certificado.
  • Si eres empresario (independiente/autónomo profesional), deberás acompañar a tu solicitud entre otros documentos, copia legalizada o autenticada de tu inscripción en el colegio profesional correspondiente para ejercer la profesión en Perú (en caso de profesiones colegiadas) o copia legalizada o autenticada del título profesional convalidado por la universidad o reconocido por la Asamblea Nacional de Rectores (en caso de no existir el colegio profesional correspondiente). Esta categoría migratoria, en cualquier caso,  no está autorizada a trabajar bajo relación de dependencia.

Si tienes una empresa y externalizas tus servicios en Perú, la solicitud de visado del personal que califica en la categoría de trabajador designado deberá incluir entre otros aspectos, copia legalizada o autenticada del contrato de prestación de servicios, cooperación técnica u otro similar firmado entre tu empresa y la persona natural o jurídica peruana que recibe el servicio, debidamente legalizado por el consulado peruano y el Ministerio de Relaciones Exteriores o apostillado, si fue firmado en el extranjero; documento de designación emitido por la empresa en el extranjero, en forma individual por cada trabajador, legalizado por el consulado peruano y el Ministerio de Relaciones Exteriores o apostillada indicando nombres y apellidos, nacionalidad, edad, número de pasaporte y especialidad del beneficiario, así como el tiempo de duración del servicio en el país (dicho documento debe dejar expresa constancia que tanto las remuneraciones como  viáticos o cualquier tipo de pago, serán solventados por la empresa extranjera y que el beneficiario no tendrá ninguna relación de dependencia con la empresa nacional); carta de la empresa peruana que recibe el servicio, con la indicación del tipo de actividad y lugar donde recibirá el servicio, que la labor que realizará el beneficiario es de alta especialización y no se encuentra personal disponible en el país.

Todos los visados tienen un plazo de vigencia de 6 meses, salvo las excepciones previstas en la ley, y del cual derivan determinados efectos. El plazo comienza a contar desde la fecha de su expedición por las oficinas consulares. Vencido dicho plazo sin que el visado haya sido utilizado por su titular, produce su caducidad sin lugar a la devolución de los derechos consulares correspondientes.

Efectos según el tipo de visado (temporal y de residencia)

El visado temporal y su prórroga permiten al titular otros ingresos distintos del inicial, mientras estén vigentes. El visado de residencia faculta la residencia en el territorio nacional, salidas y reingresos durante el período de vigencia, así como permite al extranjero gestionar el carnet de extranjería ante el órgano competente.

Así mismo, puede el extranjero solicitar un cambio de calidad migratoria y un cambio de visado, manteniendo la misma calidad migratoria.

Estas cuestiones procedimentales marcan una parte importante de la efectividad del proceso. Por consiguiente, para llegar a buen puerto, siempre será recomendable una asesoría al respecto.

Tags: ,

0 Comments

Leave your comment here